ARTURO WOODMAN: “SE PUEDE LOGRAR UNA GRAN PLAYA EN EL CALLAO”

Para el ingeniero Arturo Woodman, el mar y la playa son espacios de recreación, deporte y paz, pero también podría ser una oportunidad de crecimiento y desarrollo, así como una herramienta para reducir la inseguridad ciudadana.

Nos relata que cuando llegó a Lima, de su natal Piura, en el año 1946, Lima era una ciudad de apenas un millón y medio de habitantes, y contaba con el circuito de playas, Costa Verde, y las más importantes eran La Herradura y Agua Dulce.

“Hoy, 76 años después, Lima tiene alrededor de 11 millones de habitantes, siete veces a 1946; sin embargo, se mantienen el mismo circuito y las mismas playas, afectadas hoy por el descuido de las autoridades municipales y del gobierno central”, manifestó Woodman.

CENTRO DE ATRACCIÓN

“Las familias deben ir al sur o al norte de Lima para gozar del mar. Cuando Lima y Callao tienen enormes posibilidades, lo cual significa un mayor gasto”, sostiene que estas nuevas playas pueden convertirse en un centro de atracción de turistas y darles una oportunidad a las familias de un fin de semana de mar y playa.

Por lo tanto, su fijación ha sido dirigida al Callao. En sus costas ve la posibilidad, desperdiciada hasta ahora, de promover un proyecto de hacer un circuito de playas.

CAMBIO EN LOS BARRACONES

Nos plantea que un lugar ideal podría ser la zona de Los Barrancones, hoy amenazado por la pobreza y la delincuencia. Una playa puede convertirse en un centro desarrollo y crecimiento.

“Se podía hacer una playa de más de 2.5 kilómetros y 100 m de ancho. Con un área de 200 mil metros cuadrados aproximadamente. Esto beneficiaría a los vecinos que verían el incremento del valor de sus propiedades, crearía un atractivo cerca a sus casas, promovería nuevos negocios, como clubes marinos, estacionamientos, restaurantes, y los jóvenes y las familias tendrían áreas deportivas que los alejaría de vicios y malas juntas”, finalizó.

C.P.V.

Be the first to comment

Leave a Reply